11 julio, 2012

Leyendas Urbanas de las caricaturas


Como siempre, no puede haber nada inocente en las caricaturas. Siempre hay mensajes ocultos e historias crueles detrás... o eso dicen.
Algunas son falsísimas, otras no tanto... pero todas le dan un toque tétrico a la infancia de cualquiera.

Pokemon causa ataques epilépticos

Un capítulo de la primera temporada de Pokemon fue censurado porque en Japón provocó ataques epilépticos en gran parte de la población. Esto sucedió porque en un capítulo pasaron un desfile de luces rojas a tal velocidad que los cerebros de los niños se saturaron, y esto les provocó un ataque.  Se reportaron 685 espectadores hospitalizados a causa de esto. Como consecuencia, tuvieron que cancelar la serie por cuatro meses. Además, se cambiaron las regulaciones para futuros programas animados. Lo ponemos como leyenda porque mucha gente empezó a decir que era sólo un truco publicitario, pero hay pruebas que comprueban su veracidad.


Oliver Atom no tiene piernas

Esta es una de las leyendas urbanas más sonadas en las caricaturas. Después de habernos pasado horas viendo a Oliver Atom, de los Supercampeones, corriendo capítulos enteros tras un balón, nos salieron con el chistecito de que el tipo nunca vivió nada de eso: en el último capítulo –supuestamente- mostraban que el futbolista estaba hospitalizado tras perder las piernas en un accidente: o sea, todo lo que vimos en la tele fue un sueño. ¿Qué tan cierto es esto? No mucho, creemos. Es raro que nadie encuentra ese capítulo en Youtube, y que sólo se habla de eso en sitios de Latinoamérica. Así que pueden quedarse tranquilos: al parecer las historias de Atom sí fueron “reales”.

La teoría de Angélica Pickles

Estos niños odiosos –pero que todos vimos- supuestamente vienen de la imaginación de Angélica, que existió en realidad. Surgieron a raíz de que la niña era ignorada por sus padres. La neta es que Carlitos murió junto con su mamá, y es por eso que el niño es todo nervioso. Tommy nació muerto, y es por eso que su papá siempre está metido en el sótano haciendo juguetes. Sí, así como traumado. En el caso de Phily y Lily, sus padres abortaron, así que como Angélica no sabía si el bebé iba a ser niño o niña, decidió que serían gemelos. Para la época de “All Grown Up”, (si no la ubican, son los Rugrats de pubertos), Angélica ya era toda una esquizofrénica bipolar. No hay forma de comprobar si todo esto es cierto, pero si tomamos en cuenta que nadie pelaba a los niños mas que la niña loca, tiene sentido. La verdad, no lo creemos nada, pero está padre la historia.

La verdad de Hello Kitty

Una diseñadora tenía una hija con cáncer en la boca, y nadie la podía curar. Para curarla hizo un pacto por el diablo: la mujer debía hacer una caricatura con varios lineamientos que él le daría. Uno de estos era que Kitty no debía tener boca. (Ahora sí sale con boca, pero supuestamente no debería). Así, se la quitaba al personaje principal, pero se la regresaba a su hija.  Según algunas personas, la palabra “kitty” o “kitty name” en japonés significa demonio. (Si alguien sabe japonés, confirmen o desmientan esto). Entonces, Hello Kitty acabaría siendo “Hola, demonio”.

El purgatorio de Ed, Edd y Eddy

Se dice que todos los niños en esta serie están muertos, y  están en el purgatorio. Por eso es que no hay ni un adulto en la serie.  Cada niño es de distinta época, y tiene una historia triste. Johnny por ejemplo, hizo a Tablón porque no tenía amigos. Sin embargo, el amiguito no le duro mucho porque meses después el niño murió de tuberculosis. Nazz era una niña hippie que murió violada, junto con toda su familia.  ¿Lo creemos? La neta, no. Además, el creador dijo haber basado la historia en las locuras de sus tres hijos.

Dragon Ball Z es del diablo

Las pruebas son estas: Videl es “devil” al revés, y esta es hija del señor Satan. Incluso se trató de cambiar el nombre de la chica a Beedel, pero no se logró. Por si fuera poco, a la satánica se le ocurrió salir con Gohan en un coche que decía Mr. Satan con estampado de fuego y un 666. Gracias a esto se generaron dos teorías: la primera, que es la más chafa y por lo tanto la menos famosa, dice que es una burla al cristianismo por parte del creador de la caricatura. La segunda, y la favorita, dice que es un tributo al diablo. La verdad es que, por más decepcionante que suene, la primera es la que posiblemente sea correcta, pues las religiones orientales tienen demonios, pero no a Satanás.

El suicidio de Mickey Mouse

Dicen que existe una caricatura de Mickey Mouse que ni los de Disney han visto, aunque se cree que probablemente es el que está acá arriba. ¿Qué pasa con este extraño episodio? A simple vista no mucho: sólo vemos a Mickey Mouse caminando. La música, en cambio, era todo menos feliz. Se creía que ahí terminaba la caricatura, pero años después se descubrió, al digitalizarla, que duraba más de lo esperado. Lo que pasa es que la pantalla se queda en negros un rato, y después regresa a la misma escena del ratón caminando, ahora con un ruido muy gutural. A medida que la cinta avanza, la imagen se va descomponiendo, la cara de Mickey se convierte en una sonrisa malévola y el ruido se transforma en gritos. Todo se empieza a deformar y se pone muy extraño. Este video provocó el suicidio de un hombre que terminó de digitalizar el video, ya que el que empezó no pudo más